¿Pilates o Yoga?

yoga

¿Pilates o Yoga? Cuando hablamos de estas dos disciplinas podemos resaltar que ambas son parecidas sobre todo por el tipo de concentración que involucra la mente y cuerpo, pero no son iguales. Son dos actividades que puedes hacer perfectamente y complementarlas en tu rutina diaria, no obstante, te contaremos en este artículo cuáles son las diferencias existen entre si.

Rompiendo un poco con los mitos sobre estas dos actividades, tanto el yoga como el pilates, son muy exigentes y requieren más que solo respirar y estirar, pueden ofrecerte beneficios maravillosos, si los practicas constantemente, que te sorprenderán.

Ahora que hicimos una breve introducción, comenzaremos con las diferencias que pueden ser muy útiles para ti al momento de elegir una o la otra, aunque como dijimos anteriormente siempre puedes complementarlas en tu rutina ejercicios.

Yoga

El yoga surge hace más de 5000 años, se considera una técnica que se le fue revelada a los sabios a través de la meditación, aunque otros autores describen que el origen real del yoga está en las escrituras que constituyen los Vedas (los cuatro textos más antiguos de la literatura india del año 1500 a.C.), donde fueron encontrados las primeras referencias escritas de la práctica del yoga como una ciencia de la vida.

Es, por lo tanto, una disciplina milenaria, considerada para satisfacer las tres necesidades del individuo: la necesidad física (salud y actividad), la necesidad psicológica (poder y conocimiento) y por último la necesidad espiritual (paz y felicidad). Cumpliendo estas tres el individuo puede llegar a la plenitud por medio del yoga.

En la actualidad, además de utilizarse como actividad relajante y meditativa, se le fueron incorporaron movimientos que involucra el trabajo físico del cuerpo, lo que la convierte en una actividad muy exigente.

Pilates

El pilates nació en el siglo XX gracias a Joseph Pilates, como medio de rehabilitación, entrenamiento y también como una forma de movilizar el cuerpo de manera correcta. Joseph, practicaba yoga, artes marciales, ente otras, para entrenar su propio cuerpo. Su técnica fue creada con la influencia de estas actividades y también con la observación del movimiento de algunos animales.

Pilates comprendía que la conexión entre cuerpo y mente, se conseguía por medio de movimientos del cuerpo, su tonificación, control y concentración. Es por eso que llamó a su técnica Contrología, que posteriormente el método paso a adquirir su propio nombre.

Hoy en día, el pilates es una técnica que se utiliza para tonificar, relajar, concentrar, controlar, estabilizar y corregir las posturas del cuerpo. Se convierte entonces un método específico para prevenir y quitar dolencias provocadas por lesiones o posturas corporales erróneas adquiridas a lo largo de la vida.

¿Cuál es la intensidad que tienen sus ejercicios?

El pilates como el yoga son dos disciplinas intensas en cuanto a su forma de practicarlo, puesto que cada ejercicio requiere de concentración para fortalecer los músculos del cuerpo. ¡Lo bueno es que ambas son excelentes para ejercitar el cuerpo!

En el pilates, se trabaja con el fortalecimiento de los músculos desde adentro hacia fuerza, es decir, aplicando la respiración en cada movimiento. La flexibilización de la columna vertebral en todos sus planos, el fortalecimiento de los músculos antagonistas para lograr la mayor estabilización de los mismos y de las articulaciones, el trabajo del cinturón abdominal y la corrección de la línea postural natural del cuerpo.

En el yoga, la mayoría de sus movimientos en cada ejercicio, tiene una transición más lenta y duran más. El método favorece a la gran flexibilización de los músculos y las articulaciones.

Los ejercicios en el pilates son más dinámicos y conllevan un ritmo específico en cada movimiento.

Tanto el pilates como el yoga, insisten en el control del cuerpo y de la mente.

La respiración

En el yoga, la respiración es una forma “conducir el aire”, sirviendo de canalizador entre la mente y el cuerpo para suspender los pensamientos negativos de la mente que estén afectando al cuerpo, como por ejemplo la depresión o a la ansiedad. Su objetivo principal es la relajación entre cada ejercicio, haciéndolos fluir con cualquier dolencia que exista en el cuerpo.

En cambio en el pilates, la respiración comienza a partir de la inhalación intercostal controlada, llevando el aire hacia los costados. En la exhalación, el abdomen se contrae desde adentro y hacia arriba, juntando las costillas hacia el centro. De esta manera se trabaja desde la musculatura interna, involucrando además al diafragma. Este patrón de respiración, logra una correcta oxigenación de los músculos al activarse.

Dinámica de los ejercicios

Estos dos métodos físicos, aunque parezcan similares las formas de ejecutarlo, llevan una dinámica diferente entre los ejercicios. La cadena de ejercicios que se realizan en cada práctica tiene, como antes mencionamos, un objetivo: unificar el cuerpo con la mente.

No obstante, en el pilates, el origen de cada postura es el centro o powerhouse o core. La fuerza surge a partir del centro del cuerpo hacia afuera, marcando la respiración como hilo conductor entre cada postura, pero no como impulsor de tales.

En el pilates, se pueden detectar problemas posturales en la persona y corregirlos aplicando los mismos ejercicios en varias sesiones, modificando las intensidades de carga (las cargas en pilates no son las mismas que las de un gimnasio de pesas o cualquier otra actividad física que requiera peso adicional al del propio peso). Una persona, luego de unos meses percibirá la diferencia de los ejercicios y la corrección de su postura o dolencias mejora notablemente.

Desde el yoga, la fuerza que impulso es a partir de las extremidades hacia el centro del cuerpo. Su dinámica se centra en la tranquilidad y fluidez de cada movimiento, sosteniendo posturas durante un período de tiempo más largo.

Uso de implementos y máquinas

Tanto el pilates mat como el yoga, no son indispensables los de implementos o elementos adicionales. Ambos utilizan esterilla o mat para colocarlo en el suelo y practicar.

La utilización de elementos en el pilates se fueron incorporando a medida que los profesionales, de ambos métodos, tanto el pilates mat como el pilates reformer o de máquina; empezaran a complementar su clases con el aporte de ejercicios más variados que ayudan a fortalecer y tonificar el cuerpo.

En varias sesiones de pilates matt se incorporan los blocks de yoga, bandas elásticas, pelotas o fitballs, aros o círculos de pilates, rodillos, entre otros.

En yoga los elementos no son imprescindibles para practicar esta actividad, ya que su naturaleza es distinta a la del pilates.

Ya sea el pilates o el yoga, cualquiera de estas actividades van a sumar a tu día a día una forma de vivir, un estilo de vida, que te proporcionará una conexión entre tu cuerpo y tu mente. Una puede orientarte más hacia la meditación y la respiración, mientras que la otra te orienta hacia la energía combinada desde adentro hacia afuera, desde la mente hacia el cuerpo, unificándolas. Pero el punto de partida es la misma, las practicas para tu bienestar.

Tus objetivos de sentirte bien se cumplirán con ambas actividades, asique ¡no desistas en tu primera clase! y otórgate la oportunidad de conocerlas a las dos.

Categorías Blog

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar